Uso de cookies
Este sitio usa cookies propias y de terceros para facilitar la navegación, obtener información estadísticas de uso de nuestros visitantes y ofrecer contenido multimedia integrado. Necesitamos su consentimiento para instalar nuestras cookies.
Si continuas navegando, se entiende que aceptas su uso.

Aceptar

Noticias

Eloy Gesto: «De poco vale tener conocimientos si no se saben comunicar bien» en La Voz de Galicia

Publicado: 24/11/2015 09:46
Lo de Eloy Gesto es, más que profesión, pasión. Lo suyo es comunicar y, sobre todo, enseñar a los demás a captar la atención del resto y hacerles llegar su mensaje.

FERNANDO MOLEZÚN | A Coruña / la voz, 23 de noviembre de 2015. Actualizado a las 05:00 h.
 
Reclama que se incluya en los planes de estudio una asignatura de oratoria
 
Lo de Eloy Gesto es, más que profesión, pasión. Lo suyo es comunicar y, sobre todo, enseñar a los demás a captar la atención del resto y hacerles llegar su mensaje. Algo que le viene desde crío: «Tuve la suerte de nacer en una familia que tenía un negocio, un taller de orfebrería y joyería, así que desde pequeñito estuve detrás de un mostrador, siempre en contacto con las personas», explica Gesto, director de la Escuela Inventa, que recientemente impartió una conferencia en la UDC sobre la confianza como factor elemental para hablar bien en público.
 
-¿Tan importante es saber hablar bien?
 
-Al final nuestras capacidades, nuestra vida profesional y también la personal se ven influidas enormemente por nuestra capacidad para comunicarnos. Es directamente proporcional nuestra capacidad para hablar en público con nuestro éxito y nuestros resultados profesionales.
 
-¿Qué tiene que ver la confianza con hablar bien en público?
 
-Al haber trabajado con muchas personas te das cuenta que existe un factor común a la gran mayoría, que es la falta confianza provocada por los miedos al qué dirán, a defraudar, a que no interese lo que uno cuenta o a ponerse delante de otras personas. También nos hemos montado una serie de creencias que rozan el absurdo: que si tomarse un lingotazo antes de hablar, o mirar a un punto fijo en vez de al público, imaginárselo desnudo... Y todo eso al final crea un batiburrillo que deriva en inseguridad y falta de confianza.
 
 
-¿Cuesta aprender a hablar en público? 
 
-Lo más importante es que la persona quiera, si no, no hay nada que hacer. Pero no existen caminos cortos ni fórmulas mágicas. Aquí no hay más truco que trabajar y ponerle empeño. Y para eso tenemos que desaprender y echar fuera un montón de tópicos que no nos aportan nada. Es un proceso lento, que exige comprensión y ganas.
 
-Y prepararse la materia de la que se quiere hablar.
 
-Ahí podemos aplicar los tiempos de preparación que decía Churchill, que para un discurso de dos horas necesitaba diez minutos de preparación, pero para uno de diez minutos precisaba de dos horas para prepararlo. Ser precisos en comunicación exige, en primer lugar, tener bagaje, saber de lo que se habla y, a partir de ahí, decidir lo que vas a contar. Y, por supuesto, practicar, entrenarse, ver los errores propios y quedarse con los aciertos. Llegará un momento en que nos olvidaremos de nosotros mismos para centrarnos en las personas que tenemos delante.
 
-¿Sabemos comunicarnos en España?
 
-El nivel no es bueno. Es una asignatura pendiente y el problema es que no encontramos grandes ejemplos en la sociedad española. Con muy poco se podría hacer mucho, pero no hay interés. Tampoco ayudan esos libros que te venden las diez reglas básicas para ser buen comunicador y demás. Hay que profundizar y experimentar. No hay trucos de magia.
 
-¿Cree que debería incluirse una asignatura de comunicación u oratoria en los planes de estudios?
 
-Es sorprendente que no se tenga en cuenta. En Estados Unidos existen infinidad de herramientas para potenciar la comunicación en los estudiantes. Pero creo que tarde o temprano terminarán incluyéndolo en España también. Porque podemos ser muy sabios y muy expertos en cualquier materia, que si no sabemos comunicarlo de poco nos vale.
 
Entrevista realiada por FERNANDO MOLEZÚN para La Voz de Galicia | A Coruña / la voz, 23 de noviembre de 2015. Actualizado a las 05:00 h.